El mediterráneo

En pleno cruce de tres continentes, con cargas históricas enormes y oleadas culturales extraordinarias, la cuenca mediterránea ha sido una encrucijada de caminos y culturas, ideas, conocimientos y personas, que a lo largo de milenios ha ido catalizando buena parte del progreso cultural que ha conformado la civilización occidental, tal como la entendemos desde nuestra visión contemporánea.

La dieta mediterránea es fruto de una valiosa herencia cultural que, a través de la simplicidad y variedad, ha dado lugar a una combinación equilibrada y completa de los alimentos, basada en productos frescos, locales y de temporada, en la medida de lo posible.

Los beneficios de la dieta mediterránea sobre la salud y su papel en la prevención de enfermedades crónicas es una evidencia científica. La mayor parte de las pautas que ofrece la Organización Mundial de la Salud coinciden con las de la dieta mediterránea: dosis abundantes de frutas y verduras, moderación en el consumo de sal y azúcar, baja ingesta de grasas y la utilización de alimentos frescos.

 

Un sano estilo de vida