El Aceite de Oliva y el limón

El zumo de limón mezclado con aceite de oliva y tomado por vía oral en ayunas, ayuda a disolver las piedras de la vesícula. También en la limpieza hepática se utiliza aceite de oliva y zumo de limón. La combinación de ambas sustancias estimula a la vesícula biliar provocando su vaciado. Una vez liberada la bilis, ayuda a expulsar las piedras existentes en la vesícula.

 

Un sano estilo de vida